Desaparece el MACO sin respuesta al conflicto laboral; el nuevo museo sigue incierto